La cúrcuma

161012_1350398324_53_curcuma

Uno de los condimentos más versátiles, componente imprescindible del curry, colorante alimentario, tinte natural y sobre todo una de las más abundante en propiedades medicinales.

La cúrcuma longa es una planta originaria de la India, donde sus bondades son muy populares y es muy utilizada por la medicina Ayurvedica .

De la familia de las zingiberáceas ( jengibre) , la parte que se utiliza es el rizoma o raíz seca de tonos naranja y amarillo que le dan el colorante natural y que a la vez contiene uno de sus principios activos más importantes: la curcumina, estudiada y reconocida como un nutriente de gran potencial . Es ante todo, un condimento muy sabroso, fácil de añadir a todo tipo de platos platos y recetas. 1 cdita de postre es una buena ración diaria (XXg.). Mezclada con pimienta negra molida se potencian sus beneficios.

  • Fortalece el sistema inmunológico
  • Inhibe el crecimiento de tumores (anticancerígena)
  • Protege el hígado
  • Antiinflamatoria intestinal y articular
  • Inhibidora de la replicación del HIV
  • Apoya la función de la memoria (Alzheimer)
  • Estimula la digestión
  • Antibacteriana
  • Refuerza la salud ocular
  • Revitaliza y cicatriza la piel
  • Pon cúrcuma en tu vida, un auténtico regalo de salud!

Fuente internet: http://www.delicooks.com

4 pasos sencillos para conseguir el sueño profundo:

1-Túmbate boca abajo y gira tu cabeza de modo que tu mejilla derecha se apoye contra la almohada. Abre tu fosa nasal izquierda para traer energía refrescante, tranquilizante y calmante.
2-Respira de manera consciente, larga y profunda por tu nariz. Concéntrate en hacer tu respiración tan larga como sea posible. Medita en Sat con la inhalación, Nam con la exhalación.
3-Después de algunas respiraciones bloquea con la mano la fosa nasal derecha y respira solamente por la fosa nasal izquierda. Sigue respirando larga y profundamente.
4-Cuando sientas que estás alcanzando una etapa preliminar al sueño, lo que normalmente ocurre después de 10 respiraciones, gira sobre tu costado y continua con la respiración hasta dormirte. Es mejor dormir sobre el costado derecho ya que se pone menos presión sobre el corazón, mejora la digestión y se mantiene la fosa izquierda abierta.

¡Buenos sueños y mejores despertares!

Dieta Yóguica de kitcheri y Frutas

La dieta yóguica de Kitcheri y frutas es de origen hindú y está indicada cuando queremos depurar nuestro organismo ya que ayuda a eliminar residuos.
Se trata de un alimento curativo y saludable muy adecuado para aquellas personas que nunca hayan hecho dietas, quienes quieran abandonar algún hábito alimenticio o recuperarse de alguna enfermedad. Purifica el organismo equilibrándolo al eliminar los desechos tóxicos acumulados en el intestino. Asimismo, comer únicamente kitcheri, yogurt y frutas durante 40 días, nos hará perder peso, volviéndonos más sensibles y despertando nuestro olfato, oído, tacto, vista hasta sentirnos más ligeros y, a la vez, energéticos.
Esta dieta yóguica de origen hindú, cargada de magia, se basa en comer durante 40 días este plato completo y nutritivo elaborado con arroz integral, soja verde y verduras. Los aminoácidos del cereal se combinan con los de la legumbre de tal forma que dispondremos de las proteínas necesarias, lo que otorga a este plato un valor proteico semejante al de la carne pero libre de sus efectos nocivos y tóxicos. Además, las verduras nos aportarán los minerales y las vitaminas, y la fruta, entera y fresca, completará su efecto regulador. Al carecer de grasas, la energía la tomaremos de los hidratos de carbono. Con esta dieta yóguica, adecuada para realizar en tiempos de frío, no se puede comer otra cosa que kitcheri, yogurt (mezclado con el kitcheri) y fruta.
La fruta y el kitcheri no se comen juntos, dejaremos pasar al menos dos horas entre la toma de un alimento y el otro, por ejemplo si decido desayunar fruta, no comeré kitcheri hasta la próxima comida o viceversa.
¿Cómo se prepara el kitcheri?
Como la soja verde tarda en cocerse más que el arroz integral, la pondremos a remojo la noche anterior. Necesitarás al menos 45 minutos para que el plato esté cocinado. Coceremos a la vez la soja y el arroz; las verduras se van añadiendo según su consistencia.
Puedes elegir las hortalizas que quieras, combinando diferentes en cada ocasión para que el plato sea variado (ajo, cebolla, calabacín, brócoli, berenjena, alcachofas, zanahorias, acelgas, etc.) ¡Cuida de no mezclar alimentos flatulentos, como patatas y coles! Evita también mezclar muchas verduras cada vez.
También puedes añadir las especias que desees: cominos, cúrcuma, curry, pimentón, laurel, etc. Con estas combinaciones conseguirás sabores distintos que harán la dieta yóguica menos monótona. Puedes sumar el picante: guindilla, cayena, pimienta, que estimulará el elemento fuego y facilitará las digestiones. El yogurt será muy adecuado en este caso, rebajando el sabor picante; se coloca un cuenco al lado del plato y se come a la vez que el kitcheri.
Come tanta cantidad como quieras de kitcheri y de fruta, siempre que no los mezcles. Esta dieta yóguica se regula por sí misma, hasta llegar el día en que sólo comerás lo necesario, y dejarás de echar de menos otros alimentos. La consistencia final del plato ha de ser blanda, casi puré, pues se trata de un plato pre digerido. Si preparas una buena cantidad de kitcheri (por ejemplo medio kilo de arroz para medio kilo de soja) durará hasta tres días en la nevera, lo que te ahorrará tiempo.
Adelante, pruébalo… y a disfrutar.
En todos los casos le recomendamos consultar con su médico, terapeuta u otro profesional de la salud competente. La información contenida en este artículo tiene una función meramente informativa.
Fuente: Ambrosio Espinosa, Médico y Profesor de Yoga

Yogi tea

Por cada taza de té que
quieras hacer: (mira de preparar un litro cada vez)
– 300 ml. de
agua
– Especias y condimentos:

4 semillas enteras de cardamomo
 3 clavos
 4 granos de
pimienta negra
 1/2 tallo de canela
1 rodaja de jengibre fresco
 1/4 de cucharadita de te negro (opcional)

Calienta un cazo con agua hasta
ebullición, añade lo anterior. Sigue
calentando durante 20 minutos. Después
añade medio
vaso de leche de soja (o de vaca) por cada vaso de líquido.
Cuélalo y
sírvelo. Si te gusta dulce agrega miel, melaza o azúcar morena
a gusto.


 
El
Yogi tea es recomendado como purificador, tonificador del sistema nervioso, como
reconstructor del hígado y cerebro en casos de daño debido al uso de
drogas.
*Ayuda a equilibrar tu sistema cuando te sientes fuera de forma.

*Potente para prevenir gripes, catarros y enfermedades de las membranas
mucosas.
*Ayuda a las mujeres cuando tienen dolores o calambres en la
menstruación.
*Si un hombre toma yogui tea después de una relación sexual,
ayuda a reponer su cuerpo.
-La pimienta negra es un purificador de la sangre,
el cardamomo es para el colón, y la canela para los huesos.
El jengibre
ofrece energía extra o si padeces un resfriado o gripe.
-El té negro actúa
como una aleación de todos los ingredientes, consiguiendo una nueva estructura
química haciéndolo saludable al mismo tiempo que delicioso.

Leche dorada

Se trata de una deliciosa bebida caliente, sumamente nutritiva. Con todos los beneficios del calcio y de la cúrcuma.

Es una receta ideal para vegetarianos y naturistas. Además suele ser muy recomendada para casos de artritis, dolor en las articulaciones y los tendones. Es excelente para todos aquellos que practican el yoga..

Ingredientes:

• 1/8 cdta. de cúrcuma
• 1 taza de leche
• miel a gusto
• 1/4 taza de agua
• 2 cdas. de aceite de almendras crudo

Preparación:

Hierve la cúrcuma en agua durante 8 minutos hasta que se forme una pasta espesa. Si se evapora mucha agua, agrega un poco más. Calienta la leche y dale un hervor con el aceite de almendras. Tan pronto como hierva sacar del fuego y combina las dos mezclas agregando la miel. Si quieres puedes preparar una reserva de pasta de cúrcuma hirviendo una cantidad grande y guardándola en el refrigerado hasta por 40 días.
Para variar puedes batir la leche dorada hasta que quede espumosa y luego añadirle canela.

La cúrcuma

Viene siendo usada desde hace más de 4.000 años. Sus propiedades, sus cualidades como condimento y su poder colorante, ha sido valorado inmensamente desde la antigüedad.

Se trata de una especia procedente de la India, que sin embargo, también a conquistado el occidente. Y de hecho, en las ultimas décadas, a despertado un gran interés por su estudio aquí en Occidente. La finalidad, es comprobar y explicar las razones que dan ha esta especia sus grandes propiedades, estudiar los secretos del componente activo de la cúrcuma: la curcumina, que además es responsable de otorgar a esta muchacha su peculiar color amarillento.

La cúrcuma es muy recomendada para aliviar el dolor, ya que posee un buen poder anti-inflamatorio. Así por ejemplo, las personas con artritis encuentran en la Cúrcuma un buen amigo, pues esta alivia sus dolores y favorece la eliminación de toxinas.

Es muy buena además, para prevenir la formación de coágulos en la sangre, pues limita la agregación plaquetaria de la misma, mejorando de ese modo la circulación y previniendo la arterosclerosis.

Favorece también el buen funcionamiento del hígado, protegiéndolo de toxinas; disminuye el colesterol; ayuda a que la bilis sea más fluida e incluso en algunos casos, colabora en la lucha contra la hepatitis.

El modo más habitual de encontrar la Cúrcuma es en forma de polvo.

Respecto a la precauciones a tener con esta especia, no se conocen efectos secundarios. Sin embargo, quienes consuman esta especia en dosis altas, deberían evitar tomar sol durante periodos prolongados, ya que la Cúrcuma puede llegar a aumentar nuestra sensibilidad hacia los rayos solares.

También deberían evitar su consumo en exceso, aquellas personas con úlceras gastroduodenales. Aunque ya saben, ante la duda, lo mejor siempre, siempre, siempre es consultar al medico…. ¡Y otra cosa!: ¡hagan uso, pero no abuso!