Savásana

savasana
La postura maestra
Savásana, comúnmente traducida como posición de cadáver, es considerada la mas beneficiosa y mas difícil de todas las posturas de la practica de Yoga. Típica mente practicamos Savásana al final de la clase de Yoga ya que nos ayuda a absorber e integrar los beneficios de nuestra práctica y al mismo tiempo nos relaja profundamente. En Savásana, tendemos el cuerpo boca arriba, extremidades relajadas y ojos cerrados, dejamos ir el esfuerzo en mantener un patrón de respiración y permitimos el ritmo de inhalación y exhalación inherente. Cuando la respiración es libre, la mente se libera. La posición de cadáver existe entre el dormirse y el esfuerzo.

Savásana es un ejercicio de autoconocimiento y auto observación pues notamos y ponemos atención a todo lo que surge, luego permitiendo que esto pase hasta poder llegar y permanecer en el momento presente. Esta posición es un acto de rendirse y aceptar; al rendirnos creamos espacio en la mente y en el cuerpo; al crear espacio en la mente y en el cuerpo aceptamos mejor lo que no nos gusta y estamos más dispuestos y aptos a adaptarnos al mundo y sus contratiempos.

Pattabhi Jois, el padre de Ashtanga Yoga, dice: “ Savásana ofrece la posibilidad de una pequeña muerte, cada momento, cada día…” nos enseña a soltar y dejar ir, a no atarnos ni aferrarnos. El Psicólogo y maestro de Yoga Michael Stone explica: “ Savásana es el arte de practicar nuestra muerte, poco a poco. El propósito de la práctica de Yoga es vivir vivamente de momento a momento sin dejarnos atrapar en el pensamiento o en la idea de “no pensar.”
Hay algo mas profundo solo estando aquí, solo aquí. No estamos tratando de crear una experiencia; estamos proporcionando el espacio y el tiempo para que las experiencias tengan lugar. Una experiencia, como el momento presente, siempre está esperando por un lugar para materializarse. La arquitectura de Savásana requiere que nosotros continuamente permitamos que el suelo en el que estamos acostados, literalmente el suelo de nuestros pensamientos y de nuestros cuerpos, desaparezca hasta que la construcción que enmarca nuestra experiencia pase. Este es un acto de morir y nacer a la vez. Nuestra imaginación nos mantiene muy ocupados explorando el mundo de las elecciones y las decisiones. Al final, no habrá elección, solo muerte, y todo pasará. Entonces, en el centro de nuestra humilde vida humana, donde siempre andamos buscando algo mejor, observa como el momento presente está a solo una pequeña muerte de ser alcanzado.”

En Savásana disminuyen la presión cardíaca y el ritmo de respiración, la tensión muscular y la ansiedad en general. A su vez, aumenta los niveles energéticos y la productividad. Produce un incremento en la concentración y la memoria, el enfoque, la capacidad cognitiva y la auto-estima; a su vez disminuye la fatiga y nos ayuda a dormir mejor. Savásana nos ayuda también a crear y restaurar la simetría en el cuerpo. Es un método que nos permite absorber y asimilar la energía que hemos creado a través de la práctica física de Yoga. La práctica de Yoga proporciona nueva información al sistema nervioso y nuevos retos físicos y mentales; Savásana representa una pausa que le permite al cuerpo integrar toda esta nueva información antes de enfrentar nuevamente el estrés de la vida diaria.

El Estrés crea cambios negativos en el organismo que pueden ser permanentes, como elevar la presión arterial, aumento en la secreción de adrenalina, aumento en la producción de Glucosa, tensión muscular, disminución en el funcionamiento inmunológico, en la libido y en la producción de insulina. Un estado de estrés prolongado causa ansiedad y depresión, metabolización inadecuada de las grasas del cuerpo, indigestión, insomnio, ataques de pánico, envejecimiento prematuro y desordenes inmunológicos. Savásana es un poderoso antídoto contra el estrés. Nos ayuda a mejorar la digestión, la eliminación y las habilidades reproductoras del cuerpo. Savásana aumenta la habilidad del cuerpo de sanarse de lesiones y enfermedades. Nos ayuda a reducir la presión arterial, a disminuir la presión cardíaca y a curar el insomnio. Savásana fortalece el sistema inmunológico y ayuda a balancear y regular el funcionamiento de algunas hormonas.

Savásana es una practica de des-apego; “soltar y dejar ir.” Es una de las posturas de Yoga más difíciles de dominar pues en ella aprendemos a entrar en un profundo estado de relajación al mismo tiempo manteniéndonos conscientes y en atención. Comenzamos por dejar ir el esfuerzo y la tensión en el cuerpo y enfocamos la mente en la respiración suave y profunda. Progresivamente vamos soltando las ideas y los patrones de pensamiento que causan tensión acumulada en los tejidos del cuerpo. Este acto consciente de soltar y dejar ir todo lo que nos ata al mundo físico, al mundo de las formas, y llegar al verdadero centro de nuestro ser, a esa parte perenne, aquello que trasciende la muerte del cuerpo físico. Una vez suspendidos en este estado de calma donde toda preocupación y toda tensión poco a poco se desvanece, nos permitimos descansar plenamente. Al final de Savásana rodamos hacia un lado del cuerpo (hacia el lado derecho es la tradición para permitir que el lado izquierdo, lado del corazón, quede hacia arriba) y quedamos en posición fetal por unos segundos observando como esta calma a inundado el cuerpo y la mente. La posición fetal simboliza que podemos comenzar cada día renovados y sin el peso de todo cuanto nos ata al mundo físico.

La práctica de Savásana debe traducirse al resto de nuestras vidas de manera que en cada momento podamos vivir el “soltar y dejar ir” permitiendo que todo lo que no es importante entre y salga de nosotros sin dejar huella.

El uso del mala (rosario) para meditar

Un mala es una herramienta simple y eficaz que puede ayudar a reducir estrés y a acrecentar la sabiduría, la paciencia y la salud.

Un mala puede consistir en 108, 54 o 27 cuentas ensartadas por un hilo con una cuenta más grande, llamada gurú, de la cual cuelga una borla. La borla simboliza un loto de cien pétalos.

El uso de los diferentes dedos con el mata.
Cada dedo que usas se relaciona con una parte del cerebro. Al recorrer el mala sobre el primer segmento de cada dedo, entre la yema del dedo y el primer nudillo, crea un resultado diferente.

-Dedo índice (Júpiter): sabiduría, conocimiento y prosperidad.
-Dedo medio (Saturno): paciencia.
-Dedo anular (Sol): salud, vitalidad y un sistema nervioso fuerte.
-Dedo meñique (Mercurio): habilidad comunicativa e inteligencia.

Siempre se inicia con la cuenta al lado de la cuenta gurú. Mientras repites el mantra, mueve una cuenta en dirección al cuerpo, la cuenta del gurú irá descendiendo, para luego ascender para ser la última cuenta.
Para iniciar otra vuelta voltea el mala con la ayuda de la otra mano. Volver en orden inverso. (No pasamos por encima del gurú, en señal de respecto).

Cuando recitas el mantra mueve sólo una cuenta para el mantra entero y no por cada palabra que pueda formar el mantra.

La recitación del mantra puede ser hecha en silencio, en susurro o en voz alta.Imagen

Kundalini yoga

El Kundalini Yoga
también llamado yoga de la conciencia, consiste en técnicas yóguicas
sencillas que pueden ser practicadas por todo el mundo. Algunos de sus
efectos positivos se experimentan de inmediato. Mantiene el cuerpo en
forma y entrena la mente para ser fuerte y flexible permitiendo
afrontar mejor los cambios y el estrés. Hay un aumento de la capacidad
de oxigenación junto a un flujo sanguíneo hacia las glándulas lo que da
como resultado una elevación de la conciencia y vitalidad. A través de
las técnicas de respiración y meditación se puede alcanzar paz en la
mente.

Cada
alumno principiante participa a un ritmo que se acomode a su
flexibilidad y fortaleza. Se recomienda usar ropa blanca, ancha y
cómoda, preferiblemente de algodón u otra fibra natural. Es mejor
practicar sin calcetines para ayudar a estimular las terminaciones
energéticas de los pies. Hay que dejar pasar entre dos o tres horas
desde la última comida para realizar la práctica de yoga y meditación.

Cada clase de Kundalini Yoga comienza entonando el mantra: Ong Namo Guru Dev Nam .
Este mantra significa: “Me inclino ante la conciencia creador infinita,
y el divino maestro interior” . Esta práctica centra y calma la mente
para estar abierto a ser guiado, además de invocar a la conciencia de
todos los Maestros de KY a través de las eras para proteger y guiar la
practica de yoga. A esto se le llama la Cadena Dorada .

Antes
de cantar, reconoce tu estado interno. Ello aumentará tu autoconciencia
para observar los efectos que experimentarás en tu sesión de Kundalini
Yoga. Es posible observar cambios en tus pensamientos y en tus
sensaciones corporales con un simple ejercicio.

PRANAYAMA

Prana
significa fuerza vital, yama es aquello que lo controla. Cuando
controlas tu respiración puedes controlar tu vida – como cuando para
clamar a alguien utilizas la frase “relájate y toma un respiración
profunda”. Nuestros pulmones son el órgano más grande del cuerpo, pero
mucha gente utiliza solo una décima parte de su capacidad pulmonar.

La respiración larga y profunda construye fortaleza y paciencia.

Respirar
por la nariz filtra el aire, lo calienta y humidifica. La respiración
de fuego es un patrón respiratorio equilibrado y rápido que limpia la
sangre y libera toxinas de los pulmones, membranas mucosas, venas y
otras células. Es una respiración que aporta energía, enfoca tu mente,
y expande la capacidad pulmonar de manera rápida.

MANTRAS

Los Mantras son sonidos o palabras para controlar la mente.

Man
significa mente. Tra (ng) son los movimientos u olas mentales. Mantra
es una ola una repetición de sonido y ritmo que dirige o controla la
mente. Cuando recitas una mantra recibes un impacto por su significado,
su patrón energético, su ritmo, y a través de los puntos reflejos que
presiona dentro de la boca. Cuando se recita correctamente el mantra
activará áreas del sistema nervioso y el cerebro permitirá experimentar
su significado o la habilidad energética asociada con él.

ASANAS

Traducimos
asana como postura. Conocemos el Kundalini Yoga como el Yoga de los
ángulos y los triángulos. El uso de ángulos de Kundalini Yoga en
combinación con pranayamas, mantras y mudras (posturas de las manos) es
una de las principales razones por las que esta práctica trabaja tan
rápido. Los ángulos ponen presión sobre las glándulas para secretar.
Cuando se relaja una postura y el cuerpo permanece quieto las
secreciones glandulares que han sido estimuladas tienen una oportunidad
para circular libremente. El resultado es un sistema glandular
equilibrado que tiene un efecto positivo sobre tu estabilidad emocional
a través de la química de tu cuerpo.

MUDRAS

Los
antiguos yoghis dibujaran mapas de las manos identificando las partes
del cuerpo y del cerebro asociadas a cada área. Cada zona de la mano
representa también diferentes emociones y comportamientos. Curvando,
cruzando, estirando y tocando los dedos o puntas de los dedos en
configuraciones específicas es una técnica yóguica para comunicar con
el cuerpo y la mente.

CERRANDO LA CLASE

Cada
clase de Kundalini Yoga termina con la canción del “Eterno Sol” y la
entonación del mantra Sat Nam. Esta canción de bendiciones y el mantra
te ayudaran a tomar tierra, integrar los beneficios del yoga y
prepararte para retomar las actividades de tu día.

“QUE EL ETERNO SOL TE ILUMINE / EL AMOR TE RODEE / Y LA LUZ PURA INTERIOR GUÍE TU CAMINO / SAT NAM.”

Hatha yoga

Hatha Yoga es un tipo de yoga conocido por su práctica de ásanas (posturas) y Pranayama (respiración) como enfoque.

Hatha significa literalmente golpear o forzar, por lo que Hatha Yoga se

podría describir como la disciplina de la voluntad o el yoga del poder
de la voluntad. Sin embargo Hatha yoga no fuerza aquello que no es
natural en uno mismo, sino más bien utiliza el poder interior o fuerza
del amor, acción y conocimiento para crear una vida de disciplina que
te llena.

Una asana realizada de un modo
clásico y auténtico integra, por ejemplo, disciplina personal,
consciencia, concentración mental ininterrumpida y devoción. Más allá
de un mero programa de ejercicios físicos, Hatha yoga va directo al
corazón y al alma de los practicantes.

Bhakthi yoga… el sendero de la devoción

"La Creación es luz y sombra a la vez.
El bien y el mal de maya deben siempre alternarse en su supremacia. Si el gozo fuera continuo en este mundo, ¿buscaria el hombre algún otro?
Sin sufrimiento, difícilmente trata de recordar que ha abandonado su eterno hogar.
El dolor es un  aguijón al recuerdo. El medio de escape es la sabiduria. La tragedia de la muerte es irreal, aquellos que tiemblan ante ella son como un actor ignorante que muere de miedo en el escenario, cuando solamente le ha sido disparado un cartucho vacio.
Mis hijos son los hijos de la luz, ellos no dormirán para siempre en la ilusión"
Paramahansa Yogananda

Disciplina, práctica y desapego.

Es mediante la práctica y el desapego que lograremos controlar las fluctuaciones de la mente.
La práctica es el esfuerzo continuo para establecer un sólido control sobre las
ondas mentales.
La práctica queda firmemente establecida cuando es seguida durante un largo
período de tiempo sin interrupción y con sincera devoción.
Yoga Sutras de Patanjali, Capítulo. 1

Es frecuente que los practicantes que inician su andadura en el camino del Yoga
lo hagan con entusiasmo. Se encuentran encantados por los beneficios de la
práctica y por el estado de bienestar que les aporta, agradeciendo las
enseñazas que reciben.
Al poco tiempo las mismas personas pueden volverse irregulares en la práctica, comienzan
a aparecer obstáculos atribuidos a distintas causas, dependiendo de cada uno, terminando
muchas veces abandonando la práctica del yoga. Algunos volverán a probar y
volverán a obtener un resultado idéntico. Otros perseveran en el trabajo y unos
pocos se introducirán en la esencia de la práctica.
Un camino por el que transitamos todos… ¿por qué?


La Disciplina
El Yoga es
una “disciplina”. La palabra disciplina viene del verbo latino “discere” que
significa “aprender”. Por lo tanto en Yoga hay algo que aprendemos. Aprender
lleva tiempo, lleva al principio esfuerzo y perseverancia en la práctica. La
palabra “disciplina” viene también relacionada con la palabra “discípulo” que
es el que aprende o se deja enseñar. Dejarse enseñar quiere decir ser permeable
a lo que hay que aprender, esto es a las experiencias que aportan las técnicas
del Yoga. Dejarse enseñar es la actitud correcta en la práctica, dejarse
enseñar por el propio cuerpo, la respiración, la mente, por la vida … Hay una actitud
de testigo, de observador, es la actitud del discípulo. La mente se encuentra
en un estado de observación activa, aprende y aprehende de la experiencia.
Aprehender es concebir las especies de las cosas sin hacer juicio de ellas o
sin afirmar ni negar, ampliando el campo de la mente. Y este es el profundo
significado de la palabra disciplina.
Pero la disciplina requiere inteligencia, práctica, perseverancia, paciencia y
una actitud de la mente positiva y abierta.

Estableciendo la práctica
Toda disciplina para ser dominada requiere de práctica regular o ejercicio,
cuya palabra en sánscrito es “abhiasa” y cuya definición nos la dá Patanjali en
su Yoga sutra: “La práctica (abhiasa) es el esfuerzo continuo para establecer un
sólido control sobre las ondas mentales.”

Enseguida
surge en la mente del practicante la pregunta:” ¿Cuánto tiempo tengo que
practicar, un año, un mes?”. No hay una única respuesta a esta pregunta pues,
para empezar a caminar hay que dar el primer paso y conocer el ritmo de la
marcha que no será igual para cada persona, y en cada momento. Por lo general
se necesitan de varios años de práctica regular para ir profundizando en
la esencia de la disciplina,
pero a no ser que esta práctica sea
inteligente, el esfuerzo puede ser en vano. Práctica inteligente implica
entender el proceso, y qué pasa con cada uno de forma singular, pues cada
persona encuentra obstáculos y atajos en la práctica que son diferentes de los
demás.
En Yoga es mas importante la regularidad que la cantidad pues buscamos un ritmo
armonioso en la práctica, una práctica inteligente podría ser por ejemplo en
vez de empezar a meditar todos los días una hora, comenzar con dos veces por
semana diez minutos, hasta establecer esta práctica y aumentar gradualmente.

La Devoción
La devoción es el motor de la práctica, es lo que dinamiza el impulso por
lograr los objetivos de la enseñanza. Es aquello por lo que se mantiene la
práctica. La devoción se cultiva con el corazón y la inteligencia, recordando
los beneficios positivos de la práctica. Muchos practicantes saben lo bien que
se han sentido durante una clase de Yoga o durante la meditación, por lo que
esta experiencia les ayuda a mantener vivo el fuego de la devoción.
Sin esta devoción en la práctica, la misma se torna mecánica y vacía.

El Desapego
El desapego significa no apegarse a los resultados de la práctica. Por eso la
sincera devoción se logra mediante el desapego.
La práctica depara un aire fresco, nuevo en la mente, la mente no puede prever
el resultado de la misma, por lo que tiene que desapegarse de los resultados,
para poder dejar que “lo nuevo” penetre en la experiencia. Hacerse permeable a
lo nuevo que hay en la experiencia del Yoga implica desapego. Y esta es una
herramienta muy poderosa para toda la práctica. Aprender a ser tolerantes y
pacientes con la experiencia extrayendo cada vez la fragancia de lo nuevo, sin
forzar la experiencia es fundamental para tener éxito en la práctica.

Consejos para la práctica:
1. Proponte la regularidad de forma gradual, y con un tiempo razonable, de
manera que puedas construir de apoco las bases de la práctica.

 

2. En la tradición
del Yoga, el profesor es el canal a través del cual fluyen las enseñanzas de un
Maestro. Y de esta manera llegan al alumno.

3. Las clases
de Yoga y Meditación en grupo generan una energia que favorece la práctica, es
mucho más sencillo para nosotros.

 4. No te desalientes, si has dejado la
práctica, con
paciencia y amor retómala nuevamente, sin juzgarte por los
intentos fallidos.

5. Retén en tu mente la historia de tu práctica, lo bien que te has sentido
luego de una clase de yoga o de la meditación. Recuerda la paz
mental que te aportó para ese día y para tu vida. Esto te ayudará a
vencer la inercia para volver a practicar.

6. Se
flexible, y paciente en la práctica, desapegándote de los resultados de la
misma.

7. Persevera
de forma inteligente y triunfarás sin lugar a dudas.

8. Mantén la mente abierta a la práctica, centrada en el presente, se permeable a
lo que tiene para ofrecerte “hoy” tu práctica.

Suavidad, firmeza y perseverancia te llevarán a  profundizar en la esencia de la disciplina
milenaria del Yoga.

Te
sorprenderás de lo que encontrarás cada vez, de la frescura de la experiencia.

La respiración

Respiración de fuego
Es un poderoso ejercicio con el que casi siempre se consigue aumentar la energia. 3 minutos harán que tu energia física y mental aumenten.
Lo que hace es emplear respiraciones abdominales rápidas por la nariz, estimulando con ello la liberación por parte de los nervios esplácnicos de la cavidad abdominal, de adrenalina y noradrenalina.
En ocasiones, mientras se practica aparecen en la frente unas cuantas gotas de sudor. Los yoguis piensan que esto se debe a la generación del calor psíquico o tapa.
Para hacer esta respiración, respira rápidamente por la nariz: más de una inspiración por segundo, sin pausa entre inspiración y espiración.
Debes inspirar bajando tu diafragma, no elevándolo. Respira desde el diafragma y manten relajado el tórax. Concentra la energía mental en la zona del ombligo.
Estudios clínicos han puesto de manifiesto que durante la respiración de fuego, mientras el nivel de dióxido de carbono en la sangre continua normal, aumenta el de oxígeno. Otros estudios indican que esta respiración induce ritmos alfa en el cerebro. Tal vez por eso logre generar tranquilidad al mismo tiempo que aumenta la capacidad de atención, el estado de mantenerse alerta.
Los yoguis al igual que algunos investigadores occidentales, creen que la Respiración de Fuego también aumenta el suministro de oxígeno al cerebro, lo que mejora el metabolismo neuronal. Las neuronas se limpian y rejuvenecen.

Respiración larga, lenta y profunda
Cuando
estás estresado, tu respiración se vuelve rápida, superficial e
irregular. Para corregirla, simplemente inspira por la nariz y trata de
llenar la base de los pulmones. Primero deja que se eleve el abdomen y
luego has de subir el aire hasta la parte media de los pulmones,
finalmente, retenlo un instante en la parte superior y acto seguido,
espira lentamente por la nariz, expulsando el aire en orden inverso a
como lo inspirastes. Concéntrate en la respiración mientras haces este
ejercicio. Si notas que tu mente divaga, regresa a la respiración.
Además
de aliviar y prevenir el estrés, esta técnica es importante para
alcanzar longevidad cerebral, ya que contribuye a aumentar la capacidad
de los pulmones. Con cada respiración aportará más oxígeno a todas las
células del cuerpo y también a las del cerebro.